viernes, 11 de enero de 2019

Tu voz me levanta los pies del suelo
y apenas en un segundo, tímidamente,
la vida comienza a batir sus alas.

¡Cómo quisiera ser pájaro
cuando me llamas «cielo»!

Imagen: Reid Valmestad



2 comentarios:

  1. Qué poema más lindo y delicado!
    Es tan ligero como el batir de esas alas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias! un placer que te guste. Ha salido ciertamente así, con delicadeza. Un beso para ti también

      Eliminar