lunes, 24 de julio de 2017

                                                  A mi padre

Desplomadas ya no vuelan las palabras
pienso en ti y desaparecen,
pluma sin pájaro
voz ronca que canta y llora, qué más da.

No me alcanza la lengua para llamarte
y no se acalla el crujido del silencio;
en casa te espero, no llegas
se te cayó la vida a los pies de tu cama.

Este salto de la carne a la nada
- irreversible, sin previo aviso -
sesgó el vuelo en ala rota
y se rompió en el parto la clavícula junio.

Y por eso, ahora, apenas puedo
escribirte nada más que palabras simples,
como amor, dolor o rabia.

Menos mal que eres
tú el poema vivo
en medio de tanta muerte.

Imagen: Romina Dughero


sábado, 15 de julio de 2017

No hay pedestales ni engaños.
No te tiembla el suelo
cuando sabes dónde estás.

Imagen : Romina Dughero



viernes, 14 de julio de 2017

Te pido
que conspires junto a mí
para que volver a verte
no sea una cuestión
del destino.

Imagen: Romina Dughero


La noche que yo empecé a quererte
solo importaba eso,
quererte.

Salí de mi gruta oscura
compré hilo y cosí
antiguas heridas,

volví a poner bombillas
a la lámpara del salón,

te miré a los ojos
y encendí la vida.


domingo, 2 de julio de 2017

Me ha llegado tu mensaje
en forma de carta
insistiendo en repoblar
un amor quemado,
como pasa ahora que todos
lloran por Mazagón y Doñana
después del daño,
pretendiendo reavivar
rescoldos donde tu palabra
es ya deshielo,
ahora que me coges muy lejos
después de levantar cortafuegos
porque yo soplé tus cenizas
para abrirme puertas al mar
y ventanas de par en par
con vistas al campo
el día que me di cuenta
que vas de sombra en sombra
vendiendo la luz que robas
de contadores ajenos,
que eres tentáculo de medusa
que hasta cortado de cuajo
envenena.

Soy mi propia estrella.

Fugazmente tuya:
NO.


sábado, 1 de julio de 2017

Un grito
un gemido
éxtasis
liberación

fuerte
hondo
fino

no hay techo
ni paredes
ni fondo

solo círculos
anillos y anillos de pasión.

tu placer

sentir el mío
contigo.


domingo, 11 de junio de 2017

En este océano
revuelto
de las decepciones,
no todo lo que habita
en los arrecifes
son corales.

Vive también
el pez veneno,
el pez encallado,
el pez diva.

Y ya sabemos
que al a-mar a río
revuelto,
nunca hay
ganancia
de perdedores.

(de Saltaré si Hay Abismo. Las Modernas Editorial, 2017)

Imagen: Eugenia Loli