jueves, 20 de abril de 2017

Nadie lo sabe.
No hay sospecha en invierno
de la escarcha.
Es casi mayo sin tu roce.
¡Cuánto frío en la distancia!

Imagen: István Sándorfi


Consciente de los límites impuestos,
sintió que teniendo un gran potencial
siempre sería proyecto.


jueves, 30 de marzo de 2017

Inútil. Todo parece inútil. Podríamos
poner en luces de neón
todos los nombres que existieron,
porque existieron, y rompieron
los bucles de lo inexplicable,
ser mujer y empuñar la pluma
con la osadía de ocupar un lugar, el suyo,
sinónimo de género neutro.

Las Zenobias del veintisiete -y las de antes-,
las que se quedaron Sinsombrero,
las Penélopes que sufrieron cien mil Ulises,
-y las de después-, el resplandor eclipsado
de la generacion Beat, o la poeta en Nueva York
interrogándose a ella misma en Cherry Lane.

Por aquella arteria, abierta a bombas, trece rosas
desangradas. A quien rompía moldes,
el exilio o silenciadas, ¿acaso no es lo mismo?.
Se atrevieron a desear quienes eran deseadas.

Inútil. Volaron en la cometa por un tiempo,
y sopló en su contra
el viento del olvido
y aquella Residencia truncada en asilo femenino,
de entonces, y la Biblioteca de Mujeres de Madrid
de la que nadie sabe, de ahora, todo y nada,
manchas de tiza que alguien borró con el dedo.

La memoria miente.
La Historia más.
Siempre estuvieron, sin embargo.

Imagen: Flora Borsi


martes, 28 de marzo de 2017

Rompiendo tus propios muros
para venir hacia mi, te admiraba.

Intuía tu manera vertiginosa de ser
en la vida, de dar y quitar
en el mismo segundo.

Construir una pasión a la que
entregarse requería correr el riesgo.

Conocía tu manera intensa de dudar
de todo, de abrir e impedir
el paso a la luz como si nada.

El tic tac de tu corazón agotó el plazo
sentenciando prescritos los sentimientos.

No podía ser cierto y no lo fue.
Te faltó amor para poder quererme.

Es el olvido el medio donde mejor te mueves.

Imagen: Boris Ovini


miércoles, 15 de marzo de 2017

A los tres puntos suspensivos
ya le he borrado dos.

Decide tú
si el que queda es final
o punto y seguido.


El duro invierno se queda aquí:
dejo atrás las mantas y el hastío,
ya no es época de frío y castañas.

Aparto los abandonos
el perfumen corrosivo,
destrozo los moldes,
me salgo de las guerras
ganadas o perdidas,
no transito caminos ajenos,
conjugo en presente continuo.

Abril siempre me atrapa
y camino descalza
por donde su luz me lleva
haciéndome cosquillas.

Ahora me inundo de sales
de algas, de brotes nuevos
y se estrena el mundo
como si nada existiera antes,
el tiempo ya no separa,
mi latido es de amor
no de miedo.

Y no me resisto:
pienso caer en todas sus tentaciones,
estoy hecha de carne y besos
-respiro aliviada-.

Me reinvento como las olas
y surge la palabra alegría,
la pasión de una loca
que aún muere por un verso
en un poema sin rima.

Primavera por los cuatro costados
que viene a revolucionar mi vida
y yo poniéndolo todo
perdido de sueños.





martes, 14 de marzo de 2017

Faltan pedazos
en cada trozo de mi cuerpo
en que pusiste tus manos.

Es lo más parecido
que conozco a sentir el olvido
a echarte de menos.

Imagen: Silvia Grav