lunes, 24 de julio de 2017

                                                  A mi padre

Desplomadas ya no vuelan las palabras
pienso en ti y desaparecen,
pluma sin pájaro
voz ronca que canta y llora, qué más da.

No me alcanza la lengua para llamarte
y no se acalla el crujido del silencio;
en casa te espero, no llegas
se te cayó la vida a los pies de tu cama.

Este salto de la carne a la nada
- irreversible, sin previo aviso -
sesgó el vuelo en ala rota
y se rompió en el parto la clavícula junio.

Y por eso, ahora, apenas puedo
escribirte nada más que palabras simples,
como amor, dolor o rabia.

Menos mal que eres
tú el poema vivo
en medio de tanta muerte.

Imagen: Romina Dughero


No hay comentarios:

Publicar un comentario